Con los Pies de Gato de escalada cuanto más adherencia logres menos cargaras el tren superior de brazosy dedos. De ahí su importancia dentro del equipo para escalar. Si estás empezando en esto, debes de saber que no se deben de elegir como unas zapatillas al uso, la zona de la puntera debe de quedar completamente rellenada con tus dedos, estando los dedos ligeramente flexionados en forma de garra.

¿Cómo elegir los pies de gato adecuados?


A la hora de comprar unos, debemos tener en cuenta diversos elementos para poder escoger aquel que mejor se adapta a nuestras necesidades. Existe una amplia oferta y deberemos valorar aspectos que van desde su horma a la rigidez de su suela, la tipología de la goma, el tipo de materiales –naturales o sintéticos- usados en su confección… y otros muchos detalles como los talones, el upper o el arqueo de los mismos.


Horma de los pies de gato: simétricos o asimétricos

Uno de los aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de comprar unos es si se trata de un modelo con una horma simétrica o asimétrica. Los simétricos cuentan con una horma recta proporcionándonos así una mayor comodidad y confort. Estos modelos están pensados para aquellos que buscan comodidad en vías de baja o moderada dificultad, de modo que son la mejor opción si necesitas unos para iniciarte.

Por otra parte, los de horma asimétrica no nos ofrecen la comodidad de los modelos simétricos, pero son más precisos y técnicos. La construcción de estos hace que toda la fuerza de los dedos de los pies esté dirigida hacia el dedo gordo, mejorando la precisión sobre pequeños agujeros o regletas. De este modo, estos ejemplares son los más indicados para los escaladores medios y avanzados.


La rigidez de la suela

Otro factor que determina cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades es la rigidez de la suela, en función de la cual distinguiremos entre aquellos que se fabrican con suela dura y los de suela blanda. Los modelos más duros están pensados para escaladas en planos verticales o en placas, donde esta cualidad nos permitirá descansar nuestros gemelos y pies ante la carga continua del peso corporal y nos proporcionarán mayor seguridad al pisar cantos pequeños ya que tienen mayor resistencia a la torsión. Por otra parte, los fabricados con suela blanda están pensados para vías o boulders desplomados o en techo, donde la sensibilidad es un factor imprescindible. También son infinitamente más cómodos que los de suela dura.

Distintas marcas, distintos tipos de gomas

La oferta de este tipo de calzado es muy extensa y por ello hay que tener en cuenta diversos factores, uno de ellos la tipología de gomas que utilizan las distintas marcas. En este sentido podremos encontrar marcas como La Sportiva que utilizan gomas Vibram, en diferentes variantes como la Vibram XS Edge o la Vibram XS Grip. Por otra parte, también hay fabricantes como Five Ten que apuesta por la goma Stealh, muy blanda pero con mucha adherencia.


Materiales sintéticos o naturales

Otro de los aspectos a tener en cuenta en el momento de la elección es el tipo de material en el que está fabricado. En este sentido podemos encontrarnos modelos confeccionados con piel natural, cuya principal ventaja es que desprende menos olor en contacto con el sudor que en los tejidos sintéticos. Por el contrario, los fabricados con materiales sintéticos no ceden tanto como los naturales, que ceden mucho más.

Otros detalles: talones, upper y el arqueo de los pies de gato

También existen otros detalles que debemos tener en cuenta a la hora de decidir qué cuáles comprar. Uno de ellos lo encontramos en la zona del talón, que son más abultados en aquellos modelos pensados para hacer disfrutar de la escalada en el boulder. Otro de los aspectos que nos determinará la elección es el arqueo del pie de gato, que si es mayor nos facilitará la escalada en zonas de desplome. Si por el contrario, el arqueado es menor, nos ofrecerá una mayor comodidad a la hora de escalar.

Por último, a la hora de comprar también debemos fijarnos en el upper del modelo, ya que podemos encontrarnos con ejemplares que se ajustan mediante cordones y otros que lo hacen con velcro. Los mejores elección para aquellos que disfrutáis del bloque y que necesitáis cambiaros a menudo son los que cuentan con una sujeción de velcro, mucho más cómoda si necesitas ponértelos y quitártelos continuamente.